Envidia

Vade retro a mi alma, empobrecida por hadas,

Que murmuran este amanecer, algo tórrido,

Que emerge desde el horizonte callado por escuálidas musas,

Que atormentan hoy mi espíritu, vallado de desgracias.

Mudo de odio, atascado por un mutante Simbolismo,

Acorralado por el irritable surrealista -de cabañas y cabarets-

Como ceñido de vasto odio y melácolicas agujas

Hiere el ojo de mi tormenta, acariciando mi ensueño.

Las vejaciones pasadas, sumergidas en sucio formol

Siguen su letal murmullo, se acojen en mi carne

Asfixian mi amanecer, como para expelerse

Al universo impuro, maquiávielico y azaroso.

Engranajes de perfidia, aliento a hierbas péstidas,

Ecos del Simbolismo -ya extinguido en mis letras-

Perforado por agujas de granos de viles pestes

Arañando mi ensueño, para nunca jamás respirar.

(28/07/2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: