El Murmullo

En tus brazos, amada mía
Siento pavor y escalofrío,
Mi piel eriza -pero no de temor-

Es que tu has desanclado esta barca
-perdido en oscuras nieblas-
Con tu dulce y áspero porvenir.

¡Liberaste a un zombie!
¡Amarraste a un descarriado!
Y reposo, pedacito de Sol,
En tu montañoso pecho…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: